Kocherlakota sobre riesgo moral

Encontré un espíritu de ideas afines. El ex presidente de la Fed de Minneapolis, Narayana Kocherlakota, comparte mis preocupaciones sobre la ola actual de préstamos y rescates, especialmente el apoyo a los precios de los bonos corporativos.

En su último Informe de Estabilidad Financiera de 2019, la Reserva Federal destacó cómo muchas corporaciones no financieras se están aprovechando de la deuda de riesgo. “Muchas fuentes expresaron su preocupación de que una recesión en EE. UU. expondría industrias altamente apalancadas… las preocupaciones relacionadas con la deuda corporativa no financiera fueron las más citadas, con un enfoque en préstamos apalancados, crédito privado y bonos con calificación triple B”, señaló el informe. Por supuesto, el Informe de Estabilidad Financiera no mencionó una pandemia o distanciamiento social. No es necesario: cualquier choque recesivo crearía riesgos para el sistema financiero y la economía. El coronavirus resulta ser el primer virus en emerger.

Narayana encontró un buen punto aquí. Creo que hay mucha simpatía por empresas como las aerolíneas porque “no es su culpa”. Pero la recesión no es de ninguna manera culpa de las empresas individuales.Y la prima que obtiene por tener bonos corporativos (tasas de interés más altas) proviene completamente del hecho de que los bonos corporativos se están depreciando en valor. en recesión – “Malos tiempos” en general. La Fed está dispuesta a permitirnos tener un riesgo idiosincrático. Pero los riesgos idiosincrásicos no tienen precio.

O tal vez permitir que el mercado absorba el riesgo de una pequeña recesión, pero “el impacto es demasiado grande”. Bueno, también es la cola izquierda la que genera una prima.

Durante la crisis financiera de 2007-09, los gobiernos de todo el mundo otorgaron importantes préstamos subsidiados a instituciones financieras. Muchos ven correctamente estas intervenciones como un subsidio para la asunción de riesgos en el futuro por parte de las agencias, una asunción de riesgos que profundizaría cualquier impacto recesivo. Para evitar este riesgo moral, las instituciones financieras deben tener más capital ahora, es decir, mucho menos apalancado, lo que reduce la necesidad de futuros rescates. No debemos dejar que la nueva fuente de la recesión de 2020 nos engañe: la intervención de la Reserva Federal y el Tesoro está creando los mismos subsidios para la asunción de riesgos por parte de las empresas no financieras. Necesitaremos la misma respuesta política posterior a la recesión: el Congreso debe usar sus poderes impositivos o regulatorios para evitar o incluso prohibir que las grandes empresas del país se apalanquen en exceso o utilicen vehículos financieros riesgosos. De lo contrario, las empresas tendrán más incentivos para asumir demasiados riesgos y forzar otro rescate potencialmente mayor cuando llegue otra recesión.

Toda la información expuesta en este articulo es solo de carácter informativo, esta compuesto por una recopilación de información de internet. No necesariamente esta actualizada o debe ser tomada como una fuente

(Visited 1 times, 1 visits today)