Reducción de la pobreza en Brasil…partes desaparecen con el ciclo

Durante los últimos 15 años de mi trabajo con instituciones multilaterales, muchas veces en todo el mundo me han pedido que hable sobre el éxito de Brasil en la reducción de la pobreza durante el nuevo milenio. La semana pasada, alguien que asistió a un evento de este tipo en Nairobi en octubre de 2013 me preguntó en qué se habían convertido mis números después del desempeño macroeconómico errático del país y el alto desempleo en los últimos años. Le respondí que han cambiado la… ¡parte!

De hecho, incluso sin la tasa de crecimiento económico de China, el porcentaje de hogares brasileños que viven por debajo del umbral de la pobreza se redujo drásticamente entre 2003 y 2015: el porcentaje de hogares que ganan menos de $5,50 cayó 24 puntos porcentuales, del 41,7 % a menos del 18 % – una preocupación a nivel mundial (Figura 1). El número de hogares extremadamente pobres que ganan menos de $1,90 al día se redujo de 20 millones en 2003 a 5,6 millones en 2014.

                                                  **Chart 1 – Poverty in the Region with and without Brazil**

Título de marcador de posición de imagen

Fuente: Banco Mundial, “El impacto de los ciclos económicos en los indicadores sociales en América Latina y el Caribe: cuando los sueños se encuentran con la realidad”, abril de 2019.

El desempeño de Brasil en otros indicadores sociales también se movió en la misma dirección durante el mismo período. La tasa de desempleo cayó al 4,3% en diciembre de 2013 desde un nivel superior al 12% en 2003. También hay buenos desarrollos en los indicadores de vivienda y educación.

Una profunda recesión que comenzó en la segunda mitad de 2014 fue seguida por una recuperación lenta y un desempleo persistentemente alto (Figura 2), ha estado pagando el precio. Unos 7,3 millones de brasileños, o el 3 por ciento de la población, vieron caer sus ingresos por debajo de $5,50 por día en 2017, según un informe publicado el mes pasado por la Oficina del Economista Jefe para América Latina y el Caribe del Banco Mundial.

                                                        **Chart 2 – Real GDP Total and Per Capita**

Título de marcador de posición de imagen

Fuente: Goldman Sachs, “Brasil: Two Decades Lost in Forty Years—Will It Lose Half a Century?”, 3 de mayo de 2018.

La pregunta implícita en mi interlocutor se relaciona con mi narrativa sobre salvar a los pobres del país, es decir, qué tan bien mis cifras para 2013 reflejan una situación extremadamente favorable en ese momento y, por lo tanto, son reversibles. El mencionado informe del Banco Mundial me ayudó a responder esta pregunta, ya que separa los factores transitorios relacionados con el ciclo económico de otros factores más estructurales, duraderos o permanentes en América Latina y el Caribe (incluido Brasil).

La región tiene una de las fluctuaciones más continuas en el entorno económico del mundo, y los indicadores sociales son muy sensibles a tales fluctuaciones cíclicas. Esto se manifiesta principalmente en la tasa de desempleo, mientras que los índices relacionados con las necesidades básicas -vivienda, educación, etc.- continúan fluctuando con la tendencia del crecimiento económico. La pobreza monetaria (ingresos por debajo de $5.50 por día) aunque más dependiente de las fluctuaciones macroeconómicas que en otras regiones en desarrollo del mundo, responde tanto a shocks temporales (favorables o negativos) como a factores estructurales.

La economía brasileña inició un ciclo económico de expansión a largo plazo en 2003, impulsada por el aumento de los precios internacionales de las materias primas, condiciones crediticias favorables en el país y en el extranjero y un fuerte crecimiento del consumo interno. Las tendencias de crecimiento siguen siendo bajas por las razones estructurales que analizamos aquí y aquí. El final de la fase de expansión se logró en el primer gobierno de Dilma Rousseff, pero no sin consecuencias en términos de un aumento masivo de la deuda pública y privada, y una reactivación de la inversión privada y el crecimiento económico.

Según estimaciones del Banco Mundial, más de la mitad de la reducción de la pobreza monetaria en Brasil entre 2003 y 2014 puede explicarse por estos factores cíclicos, mientras que el 13% puede estar relacionado con tendencias de crecimiento estructural (débil) y un tercio está relacionado con el crecimiento activo. crecimiento de los ingresos política de distribución.

Así, en respuesta a mis interlocutores, cabe señalar que parte de la razón de la fuerte caída de los niveles de pobreza en Brasil entre 2003 y 2014 ha sido revertida por el entorno macroeconómico desfavorable desde entonces, compensando la mejora anterior de alrededor del 12,5% ​(3 de 24 puntos porcentuales). Dada la profundidad y los efectos cíclicos de la disminución del ingreso per cápita en Brasil, es probable que el impacto negativo sea más severo.

También vale la pena resaltar la importancia de las reformas estructurales para aumentar las tendencias de crecimiento si se quiere sostener la reducción de la pobreza en el país. Finalmente, dado que los mecanismos de protección social existentes, como el mecanismo de transferencia monetaria condicionada de Brasil, Bolsa Família, deben salvaguardarse y mejorarse en el ajuste fiscal en curso debido a su papel en la erradicación de la pobreza, especialmente importante en tiempos de recesión económica.

Otaviano Canuto esCentro de Macroeconomía y Desarrollo,investigador senior no residenteInstitución Brookingse Investigador PrincipalCentro para la Nueva Política del SurEs ex vicepresidente y director ejecutivo del Banco Mundial, ex director ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) y ex vicepresidente del Banco Interamericano de Desarrollo.

Síguelo @ocanuto

Toda la información expuesta en este articulo es solo de carácter informativo, esta compuesto por una recopilación de información de internet. No necesariamente esta actualizada o debe ser tomada como una fuente

(Visited 3 times, 1 visits today)