salir de la pobreza

El nuevo documento de trabajo de Lant Pritchett, Alivio de la pobreza global: movilidad laboral, ayuda directa y crecimiento económico, es una lectura obligada para todo altruista eficaz. En pocas palabras: casi toda la reducción de la pobreza proviene del crecimiento económico y la inmigración, no de la redistribución o la filantropía. Los lectores de EconLog están bastante familiarizados con la evidencia, pero el marco es nuevo y poderoso:

Así que piensa en dos maneras de ayudar a los pobres del mundo. Una es que los ricos (a nivel mundial) donen un dólar y reciban alrededor de un dólar en beneficios para los pobres. La otra es cuando los ricos permiten que las personas que deseen trabajar con los salarios prevalecientes en su país de origen lo hagan, en lugar de tomar medidas activas para evitarlo, lo que refleja la contribución de la persona al producto y, por lo tanto, es (o podría ser) el el costo neto para el país anfitrión es cero. Por supuesto, un dólar de los pobres puede generar más bienestar humano que el que gastan los ricos, porque la utilidad marginal de los pobres es mucho mayor, pero este efecto redistributivo es el mismo para ambas opciones. Esto significa que, al menos por ahora, lo mínimo que puede hacer, simplemente aumentar la libertad de aquellos que quieren trabajar y de las personas que quieren que esas personas trabajen en transacciones mutuamente beneficiosas a través de las fronteras, que lo mejor de ustedes Mejor aún inténtelo ayudar a los pobres directamente, pero no permitirles el acceso.

Los mejores programas contra la pobreza son mejores que nada, pero son una gota en el océano en comparación con la escala del problema. Aquí está el análisis de Pritchett del muy promocionado programa de “graduación fuera de tolerancia”:

En el tercer año del programa, el ingreso promedio de los hogares de “tratamiento” aumentó en $344 (este es el efecto de “intención de tratar”). ¿Cuanto cuesta el programa? El valor presente neto promedio por hogar para el plan de 24 meses en los cinco países es de $4.545.

Los economistas suelen argumentar que la redistribución en especie es mala porque los destinatarios no aprecian lo que reciben. Según Pritchett, esta simple percepción importa más empíricamente de lo que parece:

Cuando muchas personas piensan en la filantropía, por lo general no piensan en efectivo o ingresos, piensan en brindar artículos o tratamientos específicos que mejoren directamente la vida de las personas, como alimentos, becas escolares, mosquiteros en áreas con malaria o construir baños. la misma lógica se aplica aquí porque es difícil darle a alguien un artículo específico de una manera que lo haga mejor en su propia evaluación que simplemente tener la misma cantidad de efectivo. Dupas y Miguel (2016) revisan las tasas de compra de tómalo o déjalo (TIOLI) (la proporción de personas que compran algo a diferentes precios) para una variedad de artículos que promueven la salud, desde vitaminas hasta jabones, tablas de inodoro y tableros de inodoro Investigación. mosquitero. Descubrieron que las tasas de compra, un indicador de preferencia explícito de las valoraciones del consumidor, eran muy bajas, incluso a una fracción del costo. Por ejemplo, un filtro de agua de $15 en Ghana solo obtiene una tasa de compra del 10% incluso a un precio subsidiado de menos de $6. En Tanzania, una tabla de inodoro de $ 15 solo se compra el 20% del tiempo a $ 6.

Aun así, hasta a mí me sorprendió este estudio semietnográfico:

Empíricamente, su propia iniciativa es la forma en que la mayoría de las personas reportan salir de la pobreza. Como parte de una evaluación participativa a gran escala de cómo ha cambiado el bienestar de las personas en los últimos 10 años, llevamos a cabo reuniones en aldeas en 14 países y tres estados de la India (Narayan, Pritchett, Kapor 2009). En un ejercicio de clasificación, las personas clasifican el nivel de vida de los hogares hoy en día en comparación con hace 10 años. Esto identificó a casi 4.000 personas que salieron de la pobreza, según la evaluación de los vecinos de la aldea. Luego los entrevistamos y les preguntamos cuál pensaban que era la principal razón para salir de la pobreza. Por supuesto, esto está sujeto a todos los sesgos subjetivos de cómo las personas cuentan sus historias de vida, pero el 87,7 % de ellos informaron sus propias iniciativas (60,1 % fuera de la agricultura, 17,4 % agricultura, 4,7 % acumulación de activos, 5,5 % porcentaje de trabajo duro). Solo el 0,3% (12 de 3.991) escapó de la pobreza, citando como razón la ayuda de las ONG.

En general, una buena lectura tanto para profanos como para expertos.

Toda la información expuesta en este articulo es solo de carácter informativo, esta compuesto por una recopilación de información de internet. No necesariamente esta actualizada o debe ser tomada como una fuente

(Visited 1 times, 1 visits today)